LA HISTORIA DE ENRIQUE

Lo pensé mucho antes de escribir aquí, pero ha llegado el punto donde creo que es importante compartir con ustedes el sufrimiento que lleva mi hermano desde hace casi 3 meses.
El 17 de mayo, mi hermano fue detenido injustamente por la Policía Federal Preventiva, por un delito que no cometió.
Durante más de 30 horas Enrique estuvo "desaparecido" en manos de la PFP, durante más de 30 horas fue torturado con humillaciones de todo tipo, fue golpeado constantemente por miembros de la policía con la mano cerrada, abierta, con la rodilla, a patadas...
En muchísimas ocasiones intentaron asfixiarlo con una bolsa en la cabeza! Hacerlo quedarse sin aire para obligarlo a confesar un delito que no cometió.
Me pregunto, ¿que tipo de policía tenemos? Me aterra pensar que en estos días se utilicen estos técnicas para lograr "supuestas confesiones". Las palabras de mi hermano me duelen en el alma y no puedo creer que la policía pueda hacerle este a ningún ser humano, pero sobretodo a alguien inocente.
La historia no termina ahí, por más de treinta hora Enrique estuvo sin alimento ni agua. Por más de treinta horas no le permitieron ir al baño. Enrique también comenta que durante esas 30 horas, le ponían una un arma de fuego en la cabeza y a cada rato le cortaban cartucho.
Enrique no tenía ni siquiera la más remota idea de que se le acusaba pero por más de treinta horas la policía continuó sin piedad con su tortura.
Hoy les pido un momento de reflexión y sus pensamientos u oraciones para que se demuestre la inocencia de mi hermano.